El viernes 28 se presentó en Fundación TEM Ni tan héroes, ni tan locos, ni tan solitarios. Se trata del primer libro de Juan Mascardi, que recopila crónicas escritas entre 2010 y 2015. El periodista estuvo acompañado por Gastón Roitberg, Secretario de Redacción Multimedia de La Nación.

“Juan honra la difícil tarea de narrar”, afirmó Roitberg. “Sus textos transmiten imágenes de la primera a la última línea y esto es algo difícil de lograr y de encontrar, sobre todo en la plataforma en la que yo trabajo”, agregó. Explicó que muchas veces, estas plataformas digitales son consideradas soportes “para publicar noticias de último momento mientras que las grandes plumas en general se reservan para el formato papel”. “Esto es absolutamente falso –aseguró-. Y la demostración es que muchas de estas crónicas fueron pensadas para el formato digital y aquí las vemos ahora, llevadas al papel”.

La antología periodística de diez crónicas fue editada por Casagrande en Rosario, donde Mascardi vive. Varios textos de la antología fueron publicados en medios gráficos y digitales y muchas de ellas fueron premiadas. Por ejemplo, en 2015, “En el Hotel California no hay siquiera un cuadro de los Eagles” recibió en Estados Unidos la Mención Honorífica de los Premios SIP a la Excelencia Periodística por la Sociedad Interamericana de Prensa. La crónica “Marcelo Bielsa: el DT que admira la capacidad de trabajar con el dolor” ganó en 2014 el Primer Premio La Buena Prensa de España y el Primer Premio UBA al Periodismo Educativo por “El Triatleta que sobrevivió al atentado a la AMIA” también fue finalista del Premio SIP.

Mascardi comentó algunos detalles de su trabajo vinculado al área audiovisual en medios informativos rosarinos. Así es como recordó su cobertura durante la crisis de 2001 en barrio Ludueña, donde un grupo de policías asesinó al joven dirigente Claudio “Pocho” Lepratti. Y más acá en el tiempo, Mascardi fue uno de los primeros en llegar a la tragedia ocurrida en la zona céntrica de Rosario, cuando se desplomó un edificio tras un escape de gas. En esa oportunidad, el cronista obtuvo el testimonio del primer sobreviviente, publicado en La Nación con Roitberg como editor.

Al momento de indicar cómo fue construyendo su estilo dijo: “Vengo con un aprendizaje vinculado a la escritura de guiones documentales. Ese ejercicio tiene que ver con un lenguaje que en algunos aspectos amplifica las posibilidades de la escritura y en otras, las acota. De manera que pienso mi escritura en términos muy visuales y también, como una historia digna de ser contada”. Aseguró que la crónica periodística “goza de muy buena salud” gracias al trabajo de referentes que incluyen a Leila Guerriero, Julio Villanueva Chang y Alberto Salcedo Ramos. También mencionó a Eliezer Budasoff, Javier Sinay y Federico Bianchini.

Deja un comentario