Los martes de mayo, Hernán Ronsino coordina el taller Los impostores: escribir para ser otro. Aquí, el escritor indaga esa otredad y propone una lista de autores que hicieron eso mismo.

-¿Cuáles son las características generales del taller?

Se trata de un taller de lectura, que dura cuatro encuentros, y tiene como eje principal pensar la figura del impostor y su relación con la escritura. Para eso, seleccionamos una serie de autores que abordaron el tema, incluso, como parte de sus biografías, el caso de Romain Gary, o desde la ficción, como Cercas o Bolaño.

-¿Por qué te interesa trabajar la tensión entre ficción, identidad y verdad?

Ese cruce entre ficción, identidad y verdad es una temática que incluso se filtra en mi propia escritura. Es decir, es una temática que me interesa mucho. ¿Dónde están los bordes entre la ficción y la realidad? ¿Cómo se construye una identidad? ¿De qué modo es posible pensar la verdad histórica o una verdad biográfica? Esas preguntas estarán presentes a lo largo del curso.

-¿En qué sentido considerás que la escritura es una forma de ser otro?

-La escritura oculta y desnuda a la vez. Tiene esa doble capacidad. Y a su vez, creo, incorpora otra variante. La escritura no solo oculta y desnuda sino también fabrica, en el mejor de los casos, imaginarios nuevos, formas impensadas de mirar el mundo. La escritura, entonces, siempre, todo el tiempo trabaja con la presencia fuerte de una otredad.

Deja un comentario