Compartimos un adelanto exclusivo de Un racionalista en las selvas del Vaupés, el último libro del escritor colombiano Héctor Abad Faciolince. El libro se editó en formato ebook y está disponible en la página web de la editorial Ecícero.

4. Maldiciones que son bendiciones

La amazonia colombiana ha sido bendecida en los últimos decenios por dos de nuestras más nefastas maldiciones: la guerrilla y la corrupción.

Por el miedo a ser reclutados, atacados o secuestrados por la guerrilla, los colonos dejaron de adentrarse en la selva, y la dejaron casi intacta. Y gracias a la corrupción de los gobiernos locales, nunca se construyeron las carreteras y vías de penetración que estaban planeadas para internarse selva adentro. Esas dos maldiciones la han protegido de los mayores predadores del planeta: el hombre mestizo y, sobre todo, el hombre blanco. Otra maldición (el narcotráfico) tampoco consiguió bendecir con su amarga riqueza esta parte del país: la calidad de la coca cultivada por los indígenas en esta zona era ínfima (dejaba muy poco rendimiento de alcaloide) y así, muy pronto dejaron de interesarse también por sus cultivos y cosechas de coca. Y una maldición más -que en casi todas partes es vista como una desgracia-, la migración de los jóvenes a las ciudades, ha dejado aquí inmensas extensiones del territorio habitadas por unos pocos puñados de comunidades indígenas dispersas en las que solo han resistido aquellos más apegados a sus costumbres, sus tradiciones, su relación con la tierra y sus culturas ancestrales.

El resultado es un inmenso país (del tamaño de las islas británicas, repito) habitado por unas 40 mil personas cuyo territorio no puede ser invadido, colonizado, gobernado, explotado legalmente por nadie, sino por ellos mismos.  Ellos son los dueños inalienables de la finca más grande y exuberante del planeta; un país dentro de otro país, que parece querer conservarse así -virginal, duro y secreto- para siempre.

——————————————————————————————————–

*Héctor Abad Faciolince (Medellín, 1958) es escritor y periodista. Desde mayo de 2008 colabora como columnista y asesor editorial del diario El Espectador. Considerado como uno de los autores con mayor talento del “post-boom” latinoamericano, entre sus obras más notables se encuentran Basura, Angosta y El Olvido que seremos. Ha obtenido los premios de la Casa de América Latina de Portugal, a la mejor novela extranjera del año (China), Simón Bolívar de Periodismo de Opinión, Nacional de Cuento y Casa de América de Narrativa Innovadora.

Deja un comentario