Javier Sinay coordina el taller Escribir perfiles en Fundación TEM a partir del 15 de abril, los viernes de este mes y de mayo. Aquí, algunos comentarios sobre el desafío de mirar, investigar, entrevistar para poder contar quién es quién.
 

 -En los fundamentos del taller que vas a coordinar decís que escribir un perfil consiste en «meterse de lleno en el mundo del otro». ¿Podés comentar algo más acerca de esta idea?

-Cuando un perfil es efectivo, funciona como un viaje hacia el interior de la persona retratada. No hay perfil si no podemos entender cómo piensa el sujeto, o verlo en acción, o conocer su pasado para entender cómo llegó a ser quien es en el presente. En un perfil debemos escuchar hablar a esa persona y debemos sentirnos ante su presencia.

-¿Cuáles son has herramientas necesarias para escribir un perfil?

-Las herramientas del buen periodismo: la pregunta inteligente y pensada de antemano, la pregunta improvisada que cae como un reflejo de oportunidad, el grabador para capturar la voz real del retratado, la libreta de anotaciones para garabatear sobre sus movimientos, la cámara de fotos para llevarnos lo que sabremos que no podremos recordar de otro modo. Hay muchas cosas que entran en juego a la hora de hacer un perfil: el trabajo de archivo, la construcción de una hipótesis previa, el acto de una entrevista, la reflexión y la escritura posterior, la confirmación o demolición de nuestra hipótesis.

-¿Cómo se combinan la mirada y la escritura en estos casos?

-La escritura es la consecuencia de nuestra mirada. Mirar es ver, pero también pensar y proponer. Escribir es construir y presentar. Es compartir nuestra mirada con la sociedad. No hay una sin la otra, evidentemente, porque la escritura termina de darle una forma a nuestra mirada. Las palabras nunca son gratuitas.

-¿Por qué resulta fascinante leer perfiles (además de escribirlos)?

Porque somos humanos, y –salvo que seamos misántropos– queremos estar cerca de otros humanos y saber sobre ellos. Un perfil nos deja acercarnos a otra persona y nos permite conocerla. Si aparte está bien escrito, todo eso ocurre de un modo feliz. Pero además de saber sobre una persona, el perfil, en tanto toma a una persona y habla de su entorno, nos permite entender un poco más a nuestra sociedad. En fin, es un placentero ejercicio de conocimiento.

Deja un comentario