Los miércoles de septiembre Ariadna Castellarnau coordina un «Taller de escritura sobre el fin del mundo». Aquí, algunos detalles de su propuesta, por qué se trabajará con libros pero también con películas y qué dicen los universos distópicos sobre el presente. Anotate a través de info@fundaciontem.org

-¿Qué proponés a través de este taller?
-Trabajar desde la lectura de textos literarios y los textos propios las claves del género distópico. Entender cómo se construye una buena distopía, qué elementos necesita para resultar creíble, aterradora o perturbadora. También entender porqué seducen tanto estos mundos de pesadilla. Por qué encontramos placer en ellos, como lectores o escritores.

-¿A quiénes va dirigido? ¿Es necesario tener conocimientos previos?
-A los interesados en el género y especialmente los que tengan textos propios o proyectos que quiera trabajar.

-¿Por qué decidiste trabajar en relación con la ciencia ficción y los mundos distópicos?
-Porque ya vivimos en una distopía aunque a veces no nos demos cuenta. El escritor británico Will Self sostiene que la distopía habla antes de las ansiedades y neurosis del presente que de los deseos de corregir el futuro. En este sentido creo que es el mejor género para describir y profundizar en ciertos aspectos de nuestra actualidad.

-¿De dónde viene tu interés por el género?
-Me mueve el interés, casi diría la obsesión por ciertos autores o directores, como China Miéville o Terry Gilliam, director de Brazil o Doce monos.

-¿Por qué proponés pensarlo desde la ciencia ficción pero tb desde el cine y las ficciones televisivas?
-Porque hay increíbles propuestas tanto en lo literario como en el cine y la televisión. El cine y la televisión, además, juega con lo visual, que es algo fundamental en las distopías. Creo que para un director de cine debe ser muy atractivo filmar paisajes dislocados y extraños. En cualquier caso no sería un curso completo si no trabajáramos tanto novelas como películas y series.

Foto: Verónica Martínez / Archivo Fundación TEM

Deja un comentario