En sintonía con el encuentro de periodismo literario Narrativas de Realidad que se llevará a cabo durante el 1, 2 y 3 de septiembre en la Ciudad de Buenos Aires, y con el apoyo de la Oficina Cultural de la Embajada de España (OCEEBA), la Fundación Tomás Eloy Martínez presentará el próximo sábado 3 de septiembre un trailer teatral a modo de adelanto, de la puesta Entrevistas breves con escritores repulsivos, basado en el libro del escritor norteamericano David Foster Wallace –Entrevistas breves con hombres repulsivos. La obra, que está dirigida por Marc Caellas, se estrenará en octubre de 2011.
Marc Caellas nació en Barcelona pero ha vivido los últimos diez años entre Londres, Sao Paulo, Miami, Bogotá, Rosario y Buenos Aires. Además de director teatral ha sido gestor cultural y, como se define desde las páginas de su blog “agitador cultural, creador de propuestas escénicas, nómada, situacionista y radicante”. Caellas, que seleccionó los pasajes de Entrevista con breves hombres repulsivos sin que esta perdiera la matriz autoral de Foster Wallace -como la abundante descripción de los hechos, el retrato crudo de personajes desesperados y el continuo juego con las palabras-, habló con la Fundación TEM sobre su puesta.
Relacionado habitualmente por la crítica con Chuk Palanihuk, Don de Lillo y Thomas Pynchon, la obra de Foster Wallace recobró visibilidad gracias a las traducciones del escritor y periodista Javier Calvo a comienzos del año 2000. Lo novedoso, además de teatralizar una obra que llevó al cine John Krasinski, es el espacio de teatro no convencional estrechamente ligado a la literatura que se utiliza para la obra.
¿Podría adelantarnos algo de la puesta de Breves entrevistas con escritores repulsivos?
Uso los textos de David Foster Wallace como pretexto para parodiar el género de las entrevistas a los escritores en vivo. La idea es trabajar ese formato desde la ficción. En una entrevista «convencional » con un escritor, normalmente, él cuenta lo que escribe, lo que hace. En la puesta, 6 escritores le hablan a una periodista, le cuentan intimidades que quizás no harían públicas. Jugamos con la ambigüedad de saber si es verdad o no, si es ficción o no ficción. Es, en definitiva, lo que Foster Wallace trabaja en sus obras. Queremos preguntarnos qué prefiere un espectador, si que hablemos de un autor o que hagamos algo con sus textos.
¿Cómo fue trabajar con la obra de David Foster Wallace, un texto anárquico desde lo formal para lograr una adaptación teatral?
Escogí algunos de los fragmentos que más me interesaban, por su humor, por las ideas expresadas, por la bestialidad, etc. Adaptamos al español porteño la traducción de Javier Calvo. Cada escritor lo trabajó con su estilo, como si fuera un texto suyo. Buscamos la comodidad para el escritor ya que, a fin de cuentas, hacerles «actuar» no es fácil.
– ¿Por qué eligió la Fundación TEM como sede para su obra?
Hace tiempo que indago en la manera más atractiva de presentar en público la literatura. No se trata de una adaptación «teatral» para una sala de teatro. Busco generar experiencias estéticas que transiten en los límites entre literatura y teatro. Elegí la Fundación TEM porque es un espacio nuevo en la ciudad que busca posicionarse y aportar algo a la muy completa escena literaria de Buenos Aires. Encontré la sintonía y la complicidad necesaria para llevar adelante una propuesta que entraña cierto riesgo formal.

Deja un comentario