¿Cómo abordar las noticias que involucran a colectivos LGTBI? ¿Cuáles son las malas prácticas que sólo logran invisibilizar o estigmatizar a estos colectivos? ¿De qué modos construir información desde una perspectiva de derechos que sea, además, una forma de combatir la discriminación? Éstas fueron algunas de las preguntas que recorrieron el Taller Presentes, herramientas para un periodismo de géneros. La actividad estuvo coordinada por Ana Fornaro y Maru Ludueña -directoras y editoras de esta agencia informativa– y contó además con el aporte de de la activista trans y docente Violeta Alegre y la abogada lesbiana y feminista Luciana Sánchez.

“Uno de los desafíos principales es que las noticias LGBTI dejen de pertenecer a un nicho específico y pasen a formar parte de la cotidianidad en las agendas de los medios. Y no sólo de los medios más chicos sino sobre todo, de los grandes”, señalaron. En ese sentido, mostraron el modo en que diarios, revistas y sitios web de llegada masiva no se ocupan, en general, de estas noticias. O lo hacen un modo sesgado o peor aún, cargado de prejuicios (y aún desconociendo reglas básicos del periodismo, como lo es la consulta de fuentes o el chequeo de datos).

Los problemas más recurrentes en este tipo de coberturas son, entre otros, la estigmatización y el uso exclusivo de fuentes policiales o judiciales que no hacen foco en la voz de las víctimas ni en la de referentes del colectivo LGBTI. También, el hecho de que la información no es situada en contextos sociales y políticos específicos. Y sin ellos, es difícil comprender la magnitud de algunos hechos; en especial aquellos vinculados a violencias y maltratos. “Situaciones como los travesticidios, por ejemplo, nunca son casos aislados. Hay tramas que dan cuenta de que la violencia hacia estos colectivos es un fenómeno social y tiene gran impacto simbólico”, dijeron las coordinadoras del taller. Y agregaron: “Nos parece importante analizar y debatir estos discursos en un contexto donde las violencias contra el colectivo LGBTI no sólo no han desaparecido en América Latina con los avances jurídicos, sino que han recrudecido en los últimos tiempos, en particular hacia la población travesti y trans”.

Además, trabajaron ejemplos concretos de noticias que aparecen en medios para señalar lo mucho que falta en materia de formación y respeto de derechos. A la vez, propusieron una serie de buenas prácticas para que lxs periodistas construyan agendas desde una perspectiva amplia. Éstas incluyen, entre otros aspectos, el uso de lenguaje inclusivo, la necesidad de prestar especial atención a la autodefinición y autopercepción de las fuentes pertenecientes al colectivo LGTBI y la necesidad de enmarcar cada historia en un contexto que le permita al lector comprender cuáles son los logros pero también los desafíos para avanzar hacia una sociedad con igualdad de derecho para todxs.

Deja un comentario