Juan Villoro, Leila GuerrieroHernán Casciari llevan, entre todos, un gran cargamento de libros al primer viaje tripulado a Marte. Le preguntamos a Leonardo Oyola, autor de Chamamé, Hacé que la noche venga y Kryptonita, qué parte de su biblioteca sumaría él. A continuación la respuesta, y todas sus razones literarias para no subirse a la nave.

Sabrán disculparme en la NASA pero yo prefiero quedarme. Me cuesta mucho hacer un viaje que dure un día ya sea en micro o en avión. No me imagino robándola siete meses en las estrellas por más cómodo que sea el asiento. Tampoco me veo mucho como astronauta. Algo me comentaron sobre cómo tienen que hacer para ir al baño –y aunque sea puro chamullo- paso.

Sí, pensando en el planeta rojo y en la odisea que debe ser llegar a él, me gustaría releer Crónicas Marcianas de Ray Bradbury. Prefiero seguir creyendo que allá están nuestros seres queridos ya fallecidos como lo que le toca descubrir al Capitán Black y a su tripulación en La tercera expedición. Que la locura no es propia solamente del suelo selenita como demuestra Spender en Aunque siga brillando la luna. Que en estos tiempos de híper conectividad una única palabra pronunciada por un ser querido es lo que más vale en cualquier comunicación como pasa en El desierto.

También me dieron ganas de volver a leer los poemas que escribió Mariana Suozzo para Mark en el espacio. Lo busco en mi biblioteca y me doy cuenta de que mi ejemplar no está. Y recuerdo que se lo presté hace más de un año a un amigo, a Javi Roldán, y que todavía no me lo devolvió. Lo tengo que recuperar porque está dedicado por la autora para mi hijo. Ahí tengo otro motivo para no hacer el viaje. Y para poner a Roldán en órbita de la patada que le voy a dar…

En no ficción regreso a un marciano, a un ET malo corte los de Día de la Independencia: Robledo Puch. A ese libro enorme que es El ángel negro de Rodolfo Palacios. Definitivamente me quedo. Acá todavía hay mucho para leer y escribir… Roldán: vas a cobrar. ¿Vos sabés lo que tienen que hacer los astronautas para ir al baño?

Deja un comentario