Entrevistamos a Blas Eloy Martínez y a Cecilia Priego, directores del documental La Argentina según Perón, que se emite todos los miércoles a las 23 horas por el Canal Encuentro. El martes 8 de mayo a las 19:30, los cineastas participarán de una conversación pública con la periodista María O’ Donnell en la sede de la Fundación TEM (Carlos Calvo 4319).

Perón y TEM en Puerta de Hierro (Madrid)

La Argentina según Perón surge de los audios inéditos de la entrevista que Tomás Eloy Martínez mantuvo entre el 26 y el 29 de marzo de 1970 con Juan Domingo Perón en Puerta de Hierro. Con la presencia continua de la voz del ex presidente, acompañada de la opinión de intelectuales y políticos argentinos, la serie trata de hacer un retrato de la Argentina bajo la óptica del ex mandatario, además de profundizar en el legado que Perón y el Peronismo dejaron en el país.

«Esta voz de Perón tiene la importancia de juntar las partes de la historia peronista, de visibilizar un proceso transformador, con sus conquistas y sus contradicciones», resume Cecilia Priego. Sus directores hablaron con la Fundación TEM sobre un documental que deja un registro histórico que tiene mucho de presente.

1- Usted nació dos años después de la entrevista que su padre le hizo a Perón. ¿Cómo fue variando su opinión al respecto de las cintas y cuándo es el momento en que decide realizar un trabajo cinematográfico con ellas?

Blas Eloy Martínez: Yo crecí escuchando esas grabaciones, mientras mi viejo las trabajaba para sus novelas. Así que desde que tengo recuerdo, la voz de Perón me viene acompañando y zumbando en la cabeza, porque es imposible que esa voz no te retumbe y se mantenga en tu memoria. Así que mi primera impresión fue la de un niño que escucha y crea imágenes de su padre codeándose con la Historia. Más adelante, yo empecé a militar muy de joven, como a los 11 años, tomando como modelos a Eduardo Luis Duhalde, y vivía yendo a acontecimientos que eran frecuentados por Horacio Verbitsky, Rodolfo Matarolo y el matrimonio Carpani, entre otros. Esas eran las épocas en las que yo era un adolescente y, como tal, confrontaba con mi viejo. Y esas grabaciones eran parte de las discusiones y de los argumentos de ambos. Después, muchas de las frases de Perón y de esas grabaciones pasaron a formar parte de nuestra cotidianidad, de nuestras conversaciones familiares. Recuerdo una supuesta frase de Perón que mi viejo me dijo una vez, y que siempre apliqué en mi vida: «Las peores discusiones las he perdido por no ir a tiempo al baño». Hace unos 3 años le dije a mi viejo que quería hacer una película que partiera de esas grabaciones. Él me miró y me dijo: «Ya no sirven para nada. No vas a poder hacer nada con eso». Yo le dije que me dejara eso a mí y que si estaba de acuerdo, me las diera. Así que aceptó. Creo que estaba cansado ya de trabajar a Perón. Y yo, por el contrario, estaba viviendo el renacimiento del peronismo y la militancia. De un peronismo en el poder diferente al que habíamos conocido en los últimos 20 años. Un peronismo más cercano al que uno imaginaba cuando escuchaba esas conversaciones de mi padre con Perón. Hoy, la Argentina nos ofrece una gran cantidad de material que dialoga con la historia peronista y con los audios de Perón. Además, me parece, cuando uno encara una obra, aunque hable del pasado, parte desde una observación del presente. Así que inicialmente surge tanto de un contexto personal como de un contexto histórico y político.

2-  ¿Por qué optó por una serie documental? ¿Cuál es la diferencia con la película que, paralelamente, está realizando?

BEM: Primero surgió la idea de la película y luego, la de la serie. Ambos productos parten de la misma materia prima y de las mismas intenciones. Hay dos cosas que nos obsesionaban: la vigencia de las palabras de Perón en este contexto histórico que estamos viviendo y, por eso mismo, la posibilidad de crear un diálogo y un puente entre esas palabras de Perón, en 1970 y nuestra realidad hoy. Es decir, analizar qué perdura hoy del discurso de Perón. Esa relación es el punto de partida, tanto para La Argentina según Perón, como para la pelicula que estamos realizando paralelamente y que parte del mismo material. Pero la película también se plantea otras cuestiones, quizá más íntimas: que pasó durante esas cuatro tardes que mi padre se entrevistó Perón. Qué efectos tuvo esa entrevista para que mi padre le dedicara una gran parte de su vida, incluso dejando de lado sus afectos. La película es, en entonces también, una búsqueda del significado de Perón y el peronismo y de la obsesión que mi padre compartió con tantos argentinos por el movimiento y por la figura del líder.

3- ¿Cómo fue el trabajo sobre las cintas?

BEM: El trabajo fue y es largo, porque todavía seguimos trabajando sobre eso. La primera parte consistió en digitalizar las cintas para poder escucharlas muchas veces. Las escuchamos una y otra vez. Luego, la segunda etapa consistió en hacer una división por temas, intentando armar un relato que no necesariamente es el que estaba dado en las entrevistas. En ese proceso hay cosas que empezás a dejar afuera. Editar a Perón no es una tarea sencilla. Para la serie, dejamos mucho material afuera, que de todas formas estamos trabajando para la película. Pero además, el reto era que en ese recorte y en esa construcción del diálogo entre el pasado y el presente, en esa integración de relatos, no perdiéramos el sentido original de las palabras de Perón y al mismo tiempo surgiera algo diferente, una nueva lectura. Porque lo interesante de este material es que uno descubre cosas nuevas en cada escucha. Entre los pasajes mas complejos están,creo, aquellos en los que Perón analiza los procesos económicos. Perón tiene una claridad inusual para explicar los procesos más complejos, así que nuestro reto era acompañar esa claridad. También resultaron complejos los pasajes en los que habla de su infancia, porque es un terreno menos transitado. En este caso, lo que hicimos fue ir a Camarones, en Chubut, donde Perón había pasado gran parte de su infancia. Por supuesto que «Eva es un producto mío» es lo primero que llama la atención, pero hay mucho pasajes que todavía hoy, luego de escuchar el material muchas veces, nos siguen sorprendiendo y que incluso sorprendieron a varios de los entrevistados, muchos de ellos «peronólogos». Pienso en la actualidad del análisis económico de Perón, su definición de los dos caminos posibles de un líder, su reflexión sobre el golpe del 55, su división de los pueblos en perros y gatos… Es un manual de política que no debería serle ajeno a nadie.

4- ¿El estreno de La Argentina según Perón tiene que ver con la coyuntura política que estamos atravesando?

Cecilia Priego: Para mi esta voz de Perón tiene la importancia de juntar las partes de la historia peronista, de visibilizar un proceso transformador, con sus conquistas y sus contradicciones. Sobretodo para las generaciones que nacimos en el Golpe Militar que dividió nuestra historia, yo usé la voz de Perón para construir un puente sobre esa destrucción.

BEM: Creo que la respuesta es evidente cuando ves cuánto dialoga el Perón de aquellos años con el peronismo de hoy en día. Y esto quiere decir dos cosas: que Perón tuvo una gran capacidad para ver hacia dónde iba la Argentina y el mundo y que hay ciertos puntos que él enunciaba que no han sido resueltos y que deben estar en la mesa política hoy: la integración continental, la independencia política y la justicia social, por ejemplo.Fue sorprendente descubrir cuán poco se ha escuchado a Perón o por lo menos, cuán poco sabe de Perón la mayoría de la gente. Esto es algo que yo desconocía. De allí la importancia de este material para descubrir su actualidad y para entender al peronismo, al personaje, sus contradicciones , para comprender esa importante porción de la historia argentina y de nuestra historia personal, porque nadie en su fuero íntimo no ha sido ajeno al peronismo. Y desde lo personal hay un punto que no es menor, tampoco en la Argentina de hoy y es ver cuán hábil era mi padre como entrevistador.

5- A juzgar por las cintas, ¿cuál cree que son las relaciones que hay entre el peronismo encarnado en la figura de Cristina Fernández de Kirchner y el de Perón?

CP: Desde un punto de vista más sensible e intuitivo que de conocimiento político, yo creo que el peronismo se está redefiniendo en el presente. Desde el 2003, sus componentes históricos están paulatinamente de vuelta en la cancha política, por un lado el peronismo revolucionario y por otro el ortodoxo. El peronismo de los ´80 y ´90, era el que había quedado en pie luego de los golpes militares, fundamentalmente el ortodoxo, las organizaciones debilitadas por la gran cantidad de desaparecidos estaban invisibilizadas. Hoy están las organizaciones, lideradas en muchos casos por los hijos de aquellos desaparecidos, repletas de jóvenes y trabajadores, con una presencia importantísima en los barrios y en todo el país. El peronismo de la mano de las organizaciones peronistas se ha renovado, retoma sus viejas banderas y trabaja para actualizarlas.

BEM: Yo creo que la relación es estrecha. Aún cuando el kirchnerismo abrió el juego a la transversalidad. El golpe del ´76 clausuró violentamente una etapa que empezó en el ´45. Paradójicamente, fue durante el menemismo que el peronismo que resistió ese gobierno empezó a levantar banderas y consignas que habían sido tapadas y olvidadas con la dictadura y con la desaparición de miles de personas. Pero esto se dio con una renovación de ideas y de lenguajes. Esa modernización del peronismo llega definitivamente de la mano del kirchnerismo. Pero es una modernización que no reniega del discurso de Perón y de sus ideas, sino que actualiza aquello que necesita ser actualizado y que retoma aquello que no está desactualizado. De ahí que el kirchnerismo dialogue tan fluidamente con estas grabaciones de Perón.

6- En una entrevista para el diario Página/12, asegura que TEM desde 1970 vivió una especie de obsesión durante toda su vida por desentrañar los enigmas del peronismo. ¿A usted le pasó algo parecido con las entrevistas?

BEM: Sí. Definitivamente. En mi viejo debe haber sido más fuerte, porque no es lo mismo escuchar esas cintas que haber estado con Perón en un mano a mano de 4 días. Pero esas grabaciones tienen un poder hipnótico. Perón tiene algo hipnótico. Y a esto se le suma el hecho de vivir en un período donde el peronismo está muy vivo y Perón parece estar mucho más cerca y más vital.

7- ¿Cómo fue la selección de entrevistados para reconstruir el contexto histórico y político alrededor de las cintas?

BEM: buscamos tanto peronistas como intelectuales que tuvieran un amplio conocimiento sobre el peronismo. Y por supuesto, buscamos diferentes personas para cada uno de los programas. Gremialistas, para cuando se habla del 17 de Octubre, mujeres militantes o peronólogas para el capítulo de Evita, etc. Intentamos hacer una convocatoria lo más amplia posible, abarcando todos aquellos aspectos que pudieran dialogar con los audios de Perón.

Deja un comentario