20100629-carrion
Jorge Carrión

El escritor y crítico catalán Jorge Carrión se encuentra en Buenos Aires, donde dará dos charlas acerca del futuro de la crónica periodística. Una será “Nuevos retos de la crónica: entre las redes sociales y el Big Data”, organizada por el Máster en Periodismo de la Universidad Torcuato Di Tella, con el apoyo de Fundación Tomás Eloy Martínez. La otra, “Nuevas formas de la crónica: transmedia, comic en infografía”, en el Centro Cultural de España en Buenos Aires, en el contexto del Laboratorio de periodismo en cómic.

“Entre las redes sociales y el Big Data”, se llama uno de los encuentros que coordinarás. ¿Dirías que hoy uno de los retos del cronista es tener que lidiar con un caudal de información que parece infinito? ¿No ha sido ese un desafío del buen periodismo desde siempre?
No se puede comparar la cantidad ni la velocidad. El Big Data inicia un nuevo desafío y el buen periodismo no puede ignorarlo. El periodista siempre ha tenido que estar informado y hoy, uno de sus frentes, ha de ser las nuevas tecnologías de recogida y procesamiento de datos.

Participarás también en el Laboratorio de periodismo en cómic, en el CCEBA. ¿Qué potencialidad crees que tiene este formato, y qué puede aportarle al periodismo, que ningún otro recurso podría?
Nuestra época está caracterizada por la variedad y por la multiplicidad. Mientras más lenguajes haya a nuestro alcance, más son las opciones de que disponemos para vehicular el relato de una historia real. El cómic es uno de esos recursos. Ni mejor ni peor, con sus matices y sus límites y sus ventajas. Por ejemplo, la de distorsionar la realidad de un modo expresionista, que sea tal vez más elocuente que el de la fotografía o el vídeo. O el de obligarte a aparecer, como periodista, en las viñetas, ignorando el mito de la objetividad.

En algunos de tus trabajos has reflexionado acerca de la incidencia de la audiencia en las ficciones; en los giros que pueden tomar las ficciones. ¿Cómo dirías que el público incide en el periodismo?
El lector da entidad al periodismo. Es su razón de ser. Tenemos que entender las formas en que están mutando los modos de leer para seguir captando su atención. Los flujos de información dependen de los me gusta y los retuits. En ningún momento de la historia del periodismo ha sido tan importante la audiencia como ahora. No es sólo una cuestión de inmediatez, también lo es de control democrático, de crítica en directo, de retroalimentación (destructiva y creativa o recreadora).

Deja un comentario