“La tomé hace quince días; tal vez no sea una gran foto, pero sí fue un gran momento, como todos los que me acompañaron a lo largo de la vida con el viejo. (…) El Papá quería volver a ver el mar. Llegó, lo acarició con sus dedos, se dejó caer sobre la arena y nos dijo: ‘Ya está, volvamos. Tengo que seguir escribiendo'”.

Tomás Eloy Martínez falleció el 31 de enero de 2010. Aquí, un extracto del testimonio de Gonzalo Martínez -uno de sus siete hijos- publicado en la edición homenaje de Radar, suplemento cultural de Página 12, el 7 de febrero de ese año. 

Hoy en Fundación TEM decidimos retomar este testimonio y esta foto emblemática que retrata un momento íntimo, y que refleja al mismo tiempo la pulsión más vital de Tomás Eloy Martínez: escribir. Su legado (sus obras, sus archivos, sus caminos, sus consejos) es lo que buscamos honrar día a día a través del trabajo que llevamos adelante en esta fundación, anhelada por él. Para seguir formando periodistas y escritores capaces de apostar por la libertad, la ética, la justicia y la belleza.

Foto: Gonzalo Martínez, tomada en Mar de las Pampas el 15 de enero de 2010. Archivo: Fundación TEM.

Deja un comentario