El Taller Presentes, herramientas para un periodismo de géneros -que se realizará en Fundación TEM- será un espacio de construcción de conocimiento para propiciar prácticas periodísticas que propongan nuevos modos de informar y de construir ciudadanía. Aquí, entrevista con las directoras y editoras responsables de Presentes, María Eugenia Ludueña y Ana Fornaro. 

-¿Cuál es la propuesta del Taller?

-El Taller es un encuentro, punto de partida, para reflexionar sobre cómo comunicamos a la hora de encarar noticias que involucran al colectivo LGBTI. Pero también sobre qué herramientas disponemos a la hora de poner muchos temas – en general invisibilizados- en agenda periodística. Allí hablaremos del tratamiento mediático, de la relación con las fuentes, de cómo cubrir periodísticamente casos de violencia pero también de las luchas del colectivo y sus historias desde una perspectiva de derechos humanos. Para eso vamos a contar con dos participaciones que entendemos clave, de dos personas que colaboran con Presentes. Una es Violeta Alegre, activista trans y docente, y la otra es la abogada lesbiana y feminista Luciana Sánchez que viene trabajando desde años en defensa de los derechos del colectivo.

-¿A quiénes está dirigido? ¿Es requisito tener alguna experiencia previa?

-Está dirigido a comunicadorxs, periodistas y estudiantes que tengan interés en la temática y quieran encarar un trabajo por ese lado. No es requisito tener experiencia previa en cobertura de temas LGBTI.

-¿Por qué es necesario un periodismo que haga foco en temáticas LGTBI?

-Porque lamentablemente muchas noticias que tocan al colectivo LGBTI quedan afuera de las agendas de los grandes medios. Y cuando aparecen, se inscriben de forma estigmatizante o discriminatoria.

Vamos a trabajar sobre estos ejemplos de prácticas, que terminan ejerciendo y/o reproduciendo violencia mediática. Nos parece importante analizar y debatir estos discursos en un contexto donde las violencias contra el colectivo LGBTI no sólo no han desaparecido en América Latina con los avances jurídicos, sino que han recrudecido en los últimos tiempos, en particular hacia la población travesti y trans.

Otro de nuestros objetivos desde Presentes es que las temáticas LGBTI nos interpelen a todxs, no sólo a las personas de estos colectivos. Y ejercer un periodismo que hile fino, que investigue, de contexto, que cuente con fuentes propias – en todas las notas- para que las noticias no queden descolgadas de las tramas sociales y políticas. La noticia no sólo es un travesticidio – cuando se informa sobre eso- sino que en el último año en Argentina, por ejemplo, hubo al menos 16. Eso está hablando de otra cosa, no de un crimen aislado. Lo mismo con las condiciones de vida las personas trans, la falta de acceso a derechos básicos o la invisibilización de las lesbianas.

Somos un medio regional y nos interesa dar un panorama amplio: mirar para afuera, porque eso te da un clima de época. En Perú, por ejemplo, se está retrocediendo mucho en materia de derechos LGBTI, hay una avanzada conservadora muy peligrosa. En pleno siglo XXI hay fundamentalismos religiosos con fuertes discursos de odio, y operan no sólo en ese país sino en toda la región. Desde un medio periodístico enfocado en darle seguimiento exclusivo a esas noticias, intentamos aprender, intercambiar y construir conocimiento.

-¿Por qué es necesario, para lxs periodistas, contar con herramientas específicas que permitan el abordaje de estas temáticas?

-Porque es muy fácil y común caer en errores, hablar o escribir desde el prejuicio o caer directamente en la discriminación. No solo es una cuestión de lenguaje o conceptos básicos – saber, por ejemplo, que orientación sexual es algo diferente a identidad de género- sino también de enfoque. Es una deconstrucción permanente de lo que nos enseñaron o lo que damos por hecho. De luchar contra nuestro binarismo intrínseco, de cuestionarnos todo, y sobre todo de escuchar a las personas involucradas en la nota, en la noticia y respetar los lugares de enunciación. No se trata de bajar línea o sólo usar un lenguaje inclusivo o políticamente correcto, es una forma de encarar el periodismo.

-¿Qué análisis hacen sobre el rol de los grandes medios al momento de ocuparse (o no) de estos temas?

-Un poco esta respuesta está en las respuestas de arriba. Lamentablemente hay muchos ejemplos – sin ir más lejos uno de la semana pasada de Clarín cuando habló del “desmantelamiento” de una banda de “narcos, travestis y extranjeros” en Mar del Plata – de cómo se nombra y en qué lugares se pone a las personas involucradas. Por ejemplo, en esta noticia a la que hacemos referencia, había varios policías involucrados en la “banda narco” pero alguien eligió sacarlos no sólo del título sino de casi toda la nota. Parecía más importante marcar que había travestis involucradas, pero nada decía acerca de quiénes eran esos policías, ni quiénes eran sus jefes o las personas responsables en esa cadena de mandos. Tampoco se hablaba de que muchas travestis en situación de prostitución son obligadas a vender droga y en las razias policiales son encarceladas por el delito de narcotráfico. Es un ejemplo de mala práctica que vemos a diario y es otra forma de ejercer violencia, desde el periodismo. Sobre estos ejemplos nos vamos a extender en el taller, llevando ejemplos concretos y propuestas de cómo encararíamos una cobertura así. Hay muchas personas y organizaciones que llevan años trabajando estos temas, y nos parece que estos talleres pueden ser un buen espacio donde retomar ese tremendo bagaje, analizar cómo se actualiza en el presente, y seguir intentando desde el periodismo la construcción colectiva de buenas prácticas.

El Taller Presentes, herramientas para un periodismo de géneros se realizará el 10 de junio. Será coordinado por María Eugenia Ludueña y Ana Fornaro, con la participación de la activista trans y docente Violeta Alegre y la abogada lesbiana y feminista Luciana Sánchez. Más información, aquí. 

One thought on ““Muchas noticias que tocan al colectivo LGBTI quedan afuera de los grandes medios o aparecen de forma estigmatizante y discriminadora”

Deja un comentario