Verónica Abdala y Luciana Mantero coordinan todos los lunes de abril el taller No ficción: las claves del género en Fundación TEM. Aquí, algunas reflexiones en torno a su propuesta de trabajo.

¿Cuáles son las características esenciales del taller que proponen?

El Taller de No ficción aporta las claves de la escritura creativa aplicadas al relato de hechos sociales, en el módulo dedicado a las Crónicas y de experiencias personales, en el módulo de Narrativas del yo.

A partir de un primer encuentro teórico, en la que los alumnos conocerán las características principales del género, se leerán  a lo largo de otras tres clases textos seleccionados de una serie de autores clásicos del género -Joan Didion, Gay Talese, Tom Wolfe, Tomás Eloy Martínez- para llegar a los contemporáneos, dueños de un estilo propio -Gabriela Wiener, Josefina Licitra, Alez Axala Ugarte, Maye Primera, Ana Prieto, Javier Sinay, entre otros-.  Asimismo compartiremos nuestro textos y experiencia en la investigación, el diseño y la escritura.

Las lecturas permitirán extraer recursos narrativos y claves de estilos, diferenciar a unos autores de otros, explorar posibilidades diversas y debatir. La participación activa de los alumnos y el intercambio de ideas tendrá un valor central.

El curso propone una inmersión en la “cocina de la escritura”, e interpela a los alumnos para que se atrevan a contar, lo que viven, lo que piensan, lo que ven.

¿Consideran que la no ficción despierta un interés creciente en estos momentos?

Sí. Vivimos una época en que las historias reales y autobiográficas, narradas desde un punto de vista subjetivo, despiertan cada vez más interés en los lectores -tanto en el campo periodístico como en el literario y cinematográfico-. Por eso este taller parte de lecturas y debates para entender la construcción de un punto de vista personal.

¿Cómo contar mejor? ¿Qué punto de vista elegir? ¿Cuáles son los recursos que permiten a los buenos autores llegar al lector, para informarlo y emocionarlo, a su vez? ¿Por qué una vivencia personal puede tener valor para otros, revelar mundos extraordinarios o infrecuentes? Éstas son algunas de las cuestiones que se debatirán en clase, y a partir de las lecturas propuestas.

¿Cuál es la importancia de leer no ficciones para abordar un proyecto de escritura de crónicas?

La no ficción no es un género uniforme. Cada proyecto de escritura tiene su formato ideal, sus trucos, sus claves estilísticas que hacen que resulte más efectivo. La lectura variada de autores, temas, miradas, construcciones estilísticas nos enriquecen de por sí y nos ayudan a tomar las mejores decisiones. El cronista debe encontrar su impronta y su voz, su mirada de la realidad que va a contar. Para eso lo ideal es enriquecerse con las experiencias de quienes caminaron antes, con éxito, por el mismo sendero.

 ¿Cómo pensaron el recorte de lecturas que forman parte del taller?

En los talleres de escritura de no ficción y crónica se suele leer a los popes del género; y eso está muy bien. De hecho incorporamos algunos pocos textos de autores clásicos, como Joan Didion. Pero sobre todo nos interesaba hacer un aporte distinto, reconocer nuevas miradas y plumas de autores jóvenes. Seleccionamos la mayoría  de las lecturas poniendo el eje en que sean textos cercanos generacionalmente y de calidad, distintos entre sí, de autores en ascenso o ya reconocidos y cuya pluma muestre originalidad en base a los dos ejes del taller: crónica social y narrativas del yo.

 

Deja un comentario