Leila Guerriero -curadora de contenidos de la Especialización en Periodismo Narrativo y una de las cronistas más prestigiosas en el mundo de habla hispana-, dedicó una clase especial para dialogar sobre cada uno de los textos en los que se encuentran trabajando los estudiantes. A la vez, comentó algunos lineamientos generales de la Especialización.

“Uno de los objetivos más importantes es que conozcan la tradición; es decir, sepan de dónde venimos y conozcan algunos de los nombres fundamentales del periodismo narrativo. Si uno no sabe de dónde viene tampoco sabe adónde va”, dijo.

También reconoció que en el campo periodístico, hay falencias en cuanto a la lectura. Dicho de manera más clara: son muchos los periodistas que leen poco. “Es un dato fuerte y alarmante. Es como un señor que se dedica a fabricar inodoros y no va al baño”, alertó Guerriero. De allí que una de las premisas de la Especialización sea que los estudiantes lean muchos textos.

“Otra cosa importante es que desarrollen una destreza con la escritura que vaya más allá de escribir correcto. Que entiendan la gran diferencia que hay entre escribir correctamente y escribir muy bien. Porque entre una cosa y otra hay una diferencia enorme”, dijo. Comentó que en ese sentido, los editores están muy atentos, leen muchas publicaciones de diversos lugares del mundo: “Yo también soy editora. Sé que es bueno abrir una publicación y encontrar a alguien que digas ‘quiero que trabaje en mi periódico’. No es imposible. Si yo encontrara en todas las revistas que leo una persona de ésas por año, sería feliz. Pero no la encuentro”.

A modo de síntesis, Guerriero afirmó que “la Especialización apunta a que comprendan la diferencia entre escribir bien y escribir asquerosamente bien. Y que logren esto último”.  

Deja un comentario