Foto: Diego Sampere

Hace dos semanas se lo preguntamos a Juan Villoro: ¿qué libros te llevarías al viaje tripulado a Marte que, se presume, durará unos 7 meses y en el que no se sabe qué compañero de asiento puede tocarte?
Hoy responde esa pregunta otra pasajera: le escritora Leila Guerriero (y nos permitimos decir que parece que Lolita, también elegida por Villoro, ya tiene un lugar seguro en el planeta rojo).

“Hay pocas cosas tan aterradoras como viajar a un lugar sin librerías. Como supongo que en Marte no hay, y más allá de que la respuesta obvia sería ‘Vencería la profunda extrañeza que me produce leer en una pantalla y cargaría mil títulos en el kindle’, creo que llevaría una buena carga de libros ya leídos y otra buena carga de libros vírgenes. Entre los libros vírgenes de ficción, me llevaría la última novela de Eugenides, La trama nupcial, que tengo pero que aún no leí; y entre los de no ficción esa memoir de Rick Moody llamada El velo negro, que también tengo pero que aún no empecé (es un libro, aclaro, ya viejo: no haberlo leído antes es culpa mía) y el Diario de juventud, de Idea Vilariño, que acaba de editarse y acabo de comprarme.

Para las relecturas de ficción, llevaría Ana Karenina, de Tolstoi; Música para corazones incendiados, de A.M. Homes; Día de la independencia, de Richard Ford; Pájaros de América, de Lorrie Moore; Oración por Owen, de John Irving; Vida de este chico, de Tobías Wolf; Suave es la noche, de Scott Fitzgerald; Port Mungo, de Patrick McGrath; Los hermanos Karamazov, de Dostoievsky; Lolita, de Navobok; Madame Bovary, de Flaubert; Rojo y negro, de Stendhal; Jernigan, de David Gates; Palmeras salvajes, de William Faulkner; Al este del paraíso y Las viñas de la ira, de John Steinbeck; Las asombrosas aventuras de Kavalier y Clay, de Michael Chabon; La niña del pelo raro, de David Foster Wallace, y Las correcciones, de Jonathan Franzen (sí, lo siento: me gustan los dos). Entre los ya leídos de no ficción llevaría Hiroshima, de John Hersey; Ifigenia en Forrest Hill, de Janet Malcom; La guerra moderna y El interior, de Martín Caparrós; El ladrón de orquídeas, de Susan Orleans; Fiambres, de Mary Roach; A sangre fría, de Truman Capote; Crónicas de Nueva York, de Maeve Brennan; El violento oficio de escribir, de Rodolfo Walsh; Maus, de Art Spiegelman; Honrarás a tu padre, de Gay Talese; Teoría de la noche, de María Moreno; y Fun home y ¿Eres mi madre? de Alison Bechdel.

Y llevaría diez libros de poesía, que no sé por qué nadie piensa en eso y es, diría yo, lo más necesario. Sobre todo si uno se va a Marte.”

2 thoughts on “Los libros que Leila Guerriero llevará al viaje tripulado a Marte

Deja un comentario