Sobre el proyecto 72 migrantes

Con el objetivo de crear un altar cibernético dedicado a las víctimas de la matanza en Tamaulipas en agosto del año pasado en el norte de México y en la frontera con Estados Unidos, la periodista mexicana Alma Guillermoprieto ideó el proyecto 72 migrantes, que homenajea a las víctimas del narcotráfico.Desde el blog, Guillermoprieto reflexiona sobre el rol que cumple la página: “Usamos el espacio cibernético para conmemorar a 72 migrantes de Centro y Sudamérica que fueron asesinados en agosto por una de las tantas tribus de sicópatas que hoy rondan el país. En realidad, sabemos que no han sido nada más 72 los viajeros que han perdido la vida en su travesía rumbo a la frontera con Estados Unidos. Quizás sumen miles las víctimas cuyos huesos yacen en algún desierto, en algún galpón, sin que se vaya a saber jamás de su muerte. Este sitio pretende ser un homenaje también a ellos.”

Cecilia González es corresponsal de la Agencia de NotiMex en la Argentina y participó del proyecto con una necrológica sobre el migrante número 72, cuya identidad no se sabe hasta el día de hoy. “Fue una tarea de humanizarlos. En todas las tragedias las víctimas son sólo números y se las olvida fácilmente. Una historia, no”, dijo la periodista a la Fundación TEM.

El proyecto cuenta también con textos de Lolita Bosch, Juan Villoro y Jorge Volpi, y llegará a las librerías el próximo mes de noviembre cuando se cumpla un nuevo aniversario del Día de los Muertos en el país azteca. “Las regalías se donarán a alguna organización de migrantes. La misión de todo es que a uno le pueda causar satisfacción haber cumplido no sólo a nivel individual, sino también a nivel social”, afirmó González.


1-¿Cómo se unió al proyecto?

El Día de los Muertos es una fecha cultural muy importante en México. Poco antes de ese día, el periodista Wilbert Torre me comunicó que Alma Guillermoprieto estaba organizando un blog para rescatar la historia de los 72 migrantes asesinados. La idea central era colaborar con la memoria y la justicia, teniendo en cuenta que en todas las tragedias las víctimas siempre terminan siendo sólo números. Hasta ese momento había una cifra importante de asesinados que no tenían identificación, que no sabíamos quiénes eran. Estoy en un país donde la lucha por esta causa sigue vigente, pero también la matanza de los 72 migrantes fue un símbolo de la degradación que está viviendo México.

2-¿Cuál fue la reacción de los círculos intelectuales con la iniciativa de 72 migrantes?

Fue muy paulatino. Este año la Radio de la Universidad Nacional (UNAM) realizó con cada una de las historias lo que se llama cápsulas radiales, que transmitían de manera continua las necrológicas, que es un rasgo interesante porque se entrecruzan la palabra escrita con la hablada para rescatar a esas personas del olvido. En cuanto a los escritores, además de los periodistas que estamos en el medio, se sumaron rápidamente a la iniciativa porque implica una condena a estas injusticias.

3-¿Cómo fue escribir una necrológica sin tener ningún dato de la víctima?

Partí de lo terrible, triste y angustiante que es no tener identidad. Ese migrante que ya no va a poder tramitar ningún pasaporte, no vamos a tener su identificación ni sus señas particulares: Es nadie. Otra de las ideas fue reconstruir el recorrido y la manera en que los masacraron. A mí lo que me pasó es que viviendo en la Argentina nunca me desentendí de lo que pasa en mi país. Sigo totalmente vinculada.

4-¿Por qué eligió escribir el texto del último migrante?

Armamos una red entre escritores y periodistas en la que muchos no nos conocemos personalmente. En mi caso, después de la invitación de Wilbert Torre, Alma Guillermoprieto nos envió una lista de las necrológicas que ya se habían escrito. Decidí hacer la de un migrante no identificado porque me pareció la más injusta: Un cadáver que nadie reclama, triste. Ni siquiera la gente que te quiere llorar lo va a poder hacer. La idea del blog es dejar una ofrenda virtual.

Aquí se puede leer la necrológica de Cecilia González.

Deja un comentario